En 1932 el músico mexicano Agustín Lara compuso la famosísima tonada “Granada”, que ha sido cantada durante décadas tanto por maestros de la música, como Los Tres Tenores, como por parroquianos de todas las tabernas de España. Porque Granada es poesía y a todo el mundo enamora. Escaparse a Granada un fin de semana es pura ecología para la mente y el alma. Ni en mil años se podría asimilar tanta belleza, pero hay tanto que hacer y que ver en Granada en dos días que pocos planes merecen más la pena.

Si quieres aprovechar al máximo tu visita turística a esta bella ciudad andaluza, no dudes en desplazarte en taxi privado por Granada, porque si no, tu visita te sabrá a poco.

Qué ver en Granada

Cuentan que el rey Boabdil lloró como un niño cuando supo que jamás volvería a contemplar Granada. Y no es extraño. La belleza incomparable de la ciudad nazarí aún provoca añoranza entre el pueblo árabe, que como el Príncipe Feysal confesó a Lawrence de Arabia: “…aún suspira por los jardines de La Alhambra”.

La Alhambra de Granada

Conjunto arquitectónico y monumental que es posiblemente el más bello de España, con una importancia histórica igual o superior al de otras construcciones emblemáticas de la piel de toro, como la Mezquita de Córdoba, el Monasterio de el Escorial o el Acueducto de Segovia.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta palatina ciudad famosa en el mundo entero ofrece para el deleite de los sentidos el Generalife, el Patio de los Leones, la Alcazaba y mil rincones de ensueño.

El Barrio del Albaicín

También declarado Patrimonio de la Humanidad, es el corazón de la capital granadina, conservando todo el exótico aroma de su pasado árabe. Su estructura, sus plazas, sus construcciones… todo es pura magia. No debes dejar de visitar la calle Elvira, el Paseo de los Tristes, el Sacromonte, la Carrera del Darro y sus miradores y aljibes.

Rincones escondidos en Granada

Fuera de las rutas más mainstream, también puede encontrar lugares encantadores que ver en Granada en dos días:

l Alcázar de Genil. De la época almohade de Granada, siglo XIII, fue una finca de recreo, y está compuesto por pabellones, jardines y huertas que rodean un estanque central.

l Ermita de San Sebastián. La única rábida musulmana conservada en la ciudad, este lugar dedicado al retiro y oración de quienes profesan esta fe es un tesoro granadino poco conocido y que se encuentra a las orillas del río Genil.

l Cuarto Real de Santo Domingo. Palacete ubicado en el barrio del Realejo, conocido también como Palacio de la Almanxarra, fue construido también en tiempos de los almohades y, tras muchas rehabilitaciones, está abierto al público desde 2015. Merece la pena visitarlo.

Qué hacer en Granada

La antigua ciudad nazarí no sólo merece ser visitada para disfrutar de sus venerables piedras, también es una ciudad animosa en la que poder pasarlo de miedo durante los días que la visites, y en la que el buen comer y buen beber es obligado acompañamiento a los placeres de la vista.

De tapas por Granada

Las tapas granadinas no han sido declaradas patrimonio de la humanidad, pero nunca es tarde. De todos es sabido que en Granada puedes darte por comido tomándote un vino o una fresca cervecita, de tal calibre es el tamaño de las tapas que acompañan a las bebidas. Además, su calidad es digna de reyes, sean estos musulmanes o cristianos.

Algunos bares de tapas de obligada visita son El Mentidero, Los Diamantes y La Bella y la Bestia.

Una buena taza de té

La calle Calderería Nueva, cerca del centro, está repleta de teterías en las que podrás tomarte unas digestivas infusiones con el mejor sabor marroquí. En Granada la herencia musulmana siempre está presente con sus mejores virtudes.

Como ves, no son pocas las cosas que hacer y que ver en Granada en dos días. Ni intentes resistirte.