Si estás en el aeropuerto de Barcelona y por algún motivo tienes unas cuantas horas libres antes de coger tu vuelo, ya sea porque tienes que esperar un trasbordo o porque tu avión está “delayed”, seguro que no las quieres pasar aburriéndote en la terminal, donde los minutos de espera parecen horas y las horas se hacen eternas.Son muchas las cosas que ver en Barcelona en un día.

Ya estés de vacaciones o en viaje de negocios, lo mejor es que aproveches tu tiempo visitando el centro histórico de la capital de Cataluña. Entre pasar un día bostezando por el tedio y pasarlo disfrutando de los tesoros culturales y artísticos de una de las ciudades más bonitas del mundo, la elección está clara.

¿Qué distancia hay del aeropuerto al centro de Barcelona?

El aeropuerto de El Prat se ubica al suroeste de la Ciudad Condal, a unos 13 kilómetros de su centro neurálgico, la Plaça de Catalunya.

Desde el mismo aeropuerto puedes llegar al centro usando distintos medios de transporte.

En autobús tardarás entre 35 y 55 minutos, dependiendo de la línea y de la terminal desde el que lo cojas.

El metro realiza el trayecto en una media hora y el tren tarda habitualmente unos minutos menos.

El coche es el medio más rápido para ir a Barcelona, siempre que no haya atasco, haciendo el recorrido hasta la Plaça de Catalunya en unos 20 minutos.

Puedes hacerlo en taxi o en transfer al aeropuerto de Barcelona con nosotros por un precio bastante similar, unos 40 o 45 euros aproximadamente para un máximo de 4 personas.

Sin embargo el servicio de transfer compensa sobradamente, con un precio cerrado con antelación que te evitará desagradables sorpresas, sin cargos extra y con la posibilidad de contratar el vehículo que más se adapte a tus necesidades.

Visitar Barcelona en un día

Son miles los lugares para visitar en Barcelona y ni en años podrías abarcar todo lo que ofrece una ciudad de fama mundial y de una importancia turística, comercial, financiera y cultural de primer orden. Pero lo que quieres es pasar un día agradable y para eso tienes tiempo de sobra. Vamos a hacerte un pequeño croquis para tu visita relámpago.

Plaça de Catalunya

Corazón de la ciudad, desde allí parten algunas de las principales vías de Barcelona, como: avenida del Portal del Ángel, el Paseo de Gracia, la rambla de Cataluña, la calle de Pelayo y las rondas de San Pedro y la Universidad.

También alberga el Centro de Información Turística de Barcelona, donde te pueden informar de cuanto necesites.

Las Ramblas

Uno de los símbolos de Barcelona y un punto turístico siempre concurrido. Un espectáculo callejero siempre en ebullición con músicos, mimos, bailarines y todo tipo de artistas que contribuyen a la fama de ciudad bohemia y cosmopolita que siempre ha tenido la ciudad de Gaudí.

 

Barrio Gótico

Siempre bullicioso, este conjunto monumental te permitirá deleitarte con la contemplación de sus muchos edificios históricos, como las iglesias de San Felipe Neri y Santa María del Pi, el edificio del Ayuntamiento y la Generalitat en la Plaça de Sant Jaume y los de las Plaza Real y de la Catedral.

Es también un buen lugar para comer, con excelentes restaurantes como la Bodega Biarritz, la Pizzería Da Nanni o el Restaurante Viana.

El Born

También puedes reservarte para comer en alguno de los numerosos restaurantes de este conocido barrio, después de haber comprado algún regalo para la familia, o para ti mismo, en alguna de sus muchas tiendas, auténticos símbolos vanguardistas de la ciudad.

Entre el Paseo de Lluís Companys y la Vía Laietana, entre sus pequeñas tiendas-taller y sus alternativos diseñadores de moda, será difícil que no encuentres algo que te resulte imposible no comprar.

Visitar Barcelona siempre es un placer aunque se disponga de poco tiempo, así que lo mejor que puedes hacer es usar un transfer, el medio de transporte más rápido desde el aeropuerto para poder exprimir cada minuto en la ciudad condal.